Balance de líquidos y electrolítos. Explicación para enfermería

0

Los líquidos y electrólitos se encuentran en el organismo en un estado de equilibrio dinámico que exige una composición estable de los diversos elementos que son esenciales para conservar la vida.

Los electrolitos son minerales en el cuerpo que tienen una carga eléctrica.

Se encuentran en la sangre, la orina, tejidos y otros líquidos del cuerpo.

Los electrolítos son importantes porque ayudan a:

  • Equilibrar la cantidad de agua en su cuerpo
  • Equilibrar el nivel de ácido/base (pH) de su cuerpo
  • Transportar nutrientes a sus células
  • Eliminar los desechos de sus células
  • Funcionar a sus nervios, músculos, corazón y cerebro de la manera adecuada.

Constitución de líquidos compartimentales

El cuerpo humano está constituido por agua en un 50 a 70% del peso corporal, en dos compartimientos: Intracelular, distribuido en un 50% y extracelular, en un 20%, a su vez éste se subdivide, quedando en el espacio intersticial 15%, y 5% se encuentra en el espacio intravascular en forma de plasma.

En cuanto a los electrolítos están en ambos compartimientos, pero principalmente en el extracelular: Sodio, calcio y cloro.

Los intracelulares: Potasio, magnesio fosfato y sulfato.

Los electrolítos poseen una carga eléctrica y se clasifican en aniones, los de carga + y cationes los de carga -, cuando éstos se ionizan (atraen sus cargas + y – se combinan formando compuestos neutros) o se disocian (se separan recuperando su carga eléctrica) se denominan iones.

El balance de líquidos está regulado a través de los riñones, pulmones, piel, glándulas suprarrenales, hipófisis y tracto gastrointestinal a través de las ganancias y pérdidas de agua que se originan diariamente.

El riñón también interviene en el equilibrio ácido-base, regulando la concentración plasmática del bicarbonato.

El desequilibrio o alteraciones de los líquidos y electrolítos pueden originarse por un estado patológico preexistente o un episodio traumático inesperado o súbito, como diarrea, vómito, disminución o privación de la ingesta de líquidos, succión gástrica, quemaduras, fiebre, hiperventilación, entre otras.

El indicador para determinar las condiciones hídricas de un paciente es a través del balance de líquidos, para lo cual se tendrán que considerar los ingresos y egresos, incluyendo las pérdidas insensibles.

La responsabilidad del personal de enfermería para contribuir a mantener un balance de líquidos en el organismo del paciente es preponderante, ya que depende primordialmente de la precisión con la cual realice este procedimiento, que repercutirá en el tratamiento y recuperación de su paciente.

Alteraciones electrolíticas

Los niveles de electrolítos pueden estar demasiado elevados o demasiado bajos.

Esto puede ocurrir cuando se altera la cantidad de agua del cuerpo.

La cantidad de agua que ingiere debe ser igual a la cantidad que pierde.

Si algo altera este equilibrio, es posible que tenga muy poca agua (deshidratación) o demasiada (hiperhidratación).

Algunas medicinas, vómitos, diarrea, sudoración o problemas renales o del hígado pueden alterar su equilibrio hidroelectrolítico.

 

Balance de líquidos y electrolítos. Explicación para enfermería

Idioma: Español | Peso: 1.09 MB | Formato: pptx
Para mas información visita HOME-PAGE

descargar

Share.

About Author

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.